Definición Importante en el Derecho Laboral: Empleado vs. Contratista Independiente.

Por R. Martin Saenz

Para efectos del derecho laboral, particularmente para efectos de casos generados bajo las leyes que regulan el pago justo a empleados, un contratista independiente es aquel trabajador al cual el empleador no tiene el derecho a decir lo que tiene o no tiene que hacer. La existencia o no del control del jefe se puede inferir de las actividades del negocio. Por ejemplo, los siguientes hechos indican que una persona es empleada y no contratista: si se tiene un supervisor que también es empleado, si el mismo negocio le ha entrenado para hacer su trabajo, si tiene horas de trabajo fijas, y si el patrón lo puede despedir por no cumplir con sus órdenes.

Sin embargo, existen otros factores a tomar en cuenta para determinar si una persona es contratista o empleado. Por ejemplo, el trabajo que realiza un empleado es una parte integra de las operaciones diarias del comercio, y sus actividades están relacionadas con las de otros empleados. En cambio, los servicios del contratista independiente no son vitales para el negocio; sólo ayudan a que el negocio siga funcionando por su cuenta.

Por otra parte, un empleado suele trabajar para una empresa contínuamente y no por un plazo específico, mientras que al contratista se le emplea por un tiempo definido o por un trabajo específico, como por ejemplo, para hacer un techo, o para pintar una casa, o para realizar un determinado proyecto.

A su vez, el empleado generalmente tiene que hacer su trabajo en las oficinas donde se sitúa la compañía. El contratista suele tener su propia oficina y la mayoría de veces trabaja fuera en varios locales; es decir tiene una oficina “portable” . Por último, el empleado recibe un salario, es decir, pagos regulares y por montos específicos que retribuyen servicios personales. Es más, el empleador tiene que desgravar ciertas cantidades del salario para pagar los beneficios exigidos por ley como impuestos y deducciones del seguro social. El contratista por lo general cobra por trabajo y paga sus propios gastos, impuestos y cuotas.

El análisis de si eres o un empleado o un contratista es importantísima en determinar tus derechos de trabajador: si eres empleado tienes varios derechos laborales, si eres contratista, usualmente la respuesta es un tajante “¡no!”

Share this post to social media...