La Ley de Derechos Civiles de Florida protege a las empleadas embarazadas

By Ilona Demenina Anderson

Una nueva protección hace que la vida sea más fácil para las trabajadoras embarazadas. La Corte Suprema de Florida dictó sentencia recientemente declarando que, en virtud de la Ley de Derechos Civiles de Florida (FCRA, por sus siglas en inglés), los empleadores no pueden discriminar a las empleados o solicitantes en función de su estado de embarazo. Aunque la FCRA no menciona claramente la situación de embarazo, el Tribunal alegó que el embarazo debe ser incluido dentro de la definición legal de la discriminación sexual.

El caso histórico en cuestión es Delta v. Continental Group, Inc. En este caso, un empleado presentó una demanda contra su empleador con el argumento de que estaba siendo tratado injustamente después de que ella revelara su embarazo en el lugar de trabajo. Ella dijo que su trabajo fue escrutinizado de forma rigurosa y que su empleador no le permitió cambiar los turnos, a pesar de que la política de la compañía les permitía cambios de turno. Después de volver a trabajar varias semanas después de tener a su hijo, la empleada fue despedida.

Cuando ese caso fue a juicio, la demanda fue desestimada ya que la FCRA no reconoce expresamente la discriminación por embarazo. La Corte Suprema de la Florida más tarde revocó esa decisión al afirmar que el embarazo era una característica fundacional única para las mujeres. Por esa razón, la Corte determinó que la discriminación basada en el embarazo era en realidad discriminación basada en la condición sexual, lo cual está prohibido en virtud de la FCRA.

Los empleadores deben prestar atención a esto, ya que el posible escenario de exposición de responsabilidad del empleador se incrementa como resultado de esta decisión. En realidad no hay límite a los daños a través de la FCRA, por eso aquellas personas que alegan discriminación basada en el embarazo pueden recibir grandes compensaciones. La sentencia fue dictada en una decisión de 6 a 1, y definitivamente es una buena noticia para las empleadas embarazadas y las trabajadoras que puedan quedar embarazadas en el futuro.

La Ley de Derechos Civiles de Florida fue creada en 1992, prohibiendo la discriminación por motivos de religión, sexo, discapacidad, raza, color, estado civil u origen nacional. Ambos tribunales inferiores y de apelación estuvieron de acuerdo que la empleada en este caso en particular había sido objeto de discriminación, pero sólo en el recurso de apelación se dictó una sentencia que determinaba que el estado de embarazo era vinculante con la FCRA.

La discriminación por embarazo es un tema vital en el entorno de trabajo de hoy, ya que depende en gran medida de que si las leyes aplicables de derechos civiles incluyen protecciones específicas para los empleados que entran en esta categoría. En este sentido, el Congreso enmendó la Ley de Derechos Civiles de 1964 para prohibir la discriminación sexual sobre la base de embarazo, pero la ley en realidad no cubre toda la gama de los empleadores.

Lamentablemente, eso deja a muchos empleados sujetos a la discriminación, con pocos recursos bajo este estatuto federal. Muchos estados no tienen leyes específicas de derechos civiles que aborden el tema de discriminación por embarazo, lo que allana el camino para que los empleadores argumenten a su favor en los casos en que se alega la discriminación. En este momento, sólo un puñado de estados, ahora incluyendo Florida, han incluido la discriminación por embarazo en sus estatutos de derechos civiles.

iStock_000019321593SmallParte de la confusión y el argumento se remonta a un caso antiguo, General Electric Co. V. Gilbert. En ese caso, la Corte Suprema de Estados Unidos sostuvo que la discriminación basada en el embarazo no violaba la cláusula de la Decimocuarta Enmienda de Igualdad de Protección o el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

La conclusión de ese caso fue que el sesgo de embarazo y la discriminación sexual eran dos cosas por separado, un argumento que los empleadores han utilizado en su beneficio desde entonces. Aunque el fallo en la Florida no aclara el tema del todo, plantea muchas preguntas y mueve aún más lejos la discusión sobre la discriminación por embarazo avance. El único disidente en el caso de la Corte Suprema de la Florida argumentó que el significado de la ley no aborda claramente la discriminación por embarazo.

Sin embargo, todavía pueden darse mayores cambios en Florida. El Senado ya ha aprobado un proyecto de ley que incorpora oficialmente el embarazo a la FCRA y también se está preparando una versión para la Cámara de Representantes.

 

Share this post to social media...