¿Conseguiré otro trabajo si demando a un antiguo empleador?

Las leyes laborales protegen los derechos de los empleados. Cuando se violan esos derechos, los empleados tienen derecho a tomar acciones legales. Dependiendo de la naturaleza de la violación, pueden tener derecho a salarios perdidos, compensación por angustia emocional y otros remedios.

Algunos empleados se muestran indispuestos a presentar demandas contra un empleador anterior porque les preocupa que presentar una demanda ponga en peligro su capacidad para obtener un empleo futuro. Afortunadamente, esos temores suelen ser infundados. Comparar los dos temores siguientes con la realidad más probable le ayudará a comprender por qué no debe permitir que un antiguo empleador se salga con la suya al violar sus derechos.

Miedo No. 1: Si presento una demanda contra un empleador, los futuros empleadores se enterarán.

Si bien esto podría suceder, generalmente no es así. En algunos casos, las reclamaciones legales se resuelven sin presentar una demanda. Incluso cuando se presenta una demanda o un reclamo administrativo, pocos empleadores potenciales se toman el tiempo para revisar los registros públicos en cada uno de los muchos tribunales y agencias en los que podría haberse presentado un reclamo. La realidad es que la mayoría de los empleadores solo verifican los antecedentes penales de los posibles empleados. Una demanda civil no aparecerá en respuesta a una investigación de antecedentes penales.

También vale la pena preguntarse si desea trabajar para un empleador que se tomaría el tiempo de investigar si un posible empleado demandó a otro empleador. Un empleador que invierta mucho tiempo y dinero en una búsqueda que generalmente no arroja resultados debe tener una razón para temer ser demandado. Los empleadores que intentan descartar posibles amenazas de litigio a menudo se involucran en el tipo de prácticas laborales ilegales o poco éticas que invitan a demandas. Si está pensando en demandar a un empleador que violó sus derechos, entonces sabe que trabajar para otro empleador que infringe la ley es lo último que desea hacer.

Los buenos empleadores entienden que es ilegal rechazar una solicitud de empleo porque un solicitante presentó una demanda de derecho laboral contra un empleador diferente. Los empleadores pueden ser demandados por represalias si basan sus decisiones de contratación en la anterior oposición del solicitante a prácticas laborales ilegales. El personal de recursos humanos generalmente evita indagar sobre demandas anteriores que presentó un solicitante de empleo porque esas indagaciones pueden exponer al empleador contratante a una demanda propia.

Miedo No. 2: Si demando a mi empleador, hablará mal de mí y dañará mi reputación.

A las personas que buscan un nuevo trabajo a menudo les preocupa que su último empleador les haga una mala referencia. Temen que hacer un reclamo legal contra un empleador, o incluso criticar el comportamiento ilegal del empleador, hará que el empleador sabotee la búsqueda de un nuevo trabajo.

En realidad, los empleadores suelen tener miedo de dar una referencia negativa. Si no quieren dar una referencia positiva, normalmente no la darán en absoluto. Simplemente confirmarán las fechas de empleo anterior y afirmarán que es política no dar referencias.

Los empleadores han adoptado esa práctica porque temen las consecuencias de dar una mala referencia. Si dan una referencia negativa pero honesta de buena fe porque un empleado no cumplió con las expectativas, no está violando la ley. Pero si un empleado ha presentado un reclamo legal por la violación de una ley laboral, darle a ese empleado una referencia negativa puede percibirse como un acto ilegal de represalia. Por esa razón, la práctica más segura es dar una referencia neutral o ninguna referencia después de que un empleado presente un reclamo legal por violaciones a las leyes laborales.

Por esa razón, tomar acción legal contra su antiguo empleador puede ayudarlo a conseguir un nuevo trabajo y proteger su reputación. En Saenz & Anderson, cuando negociamos un acuerdo en nombre de nuestros clientes, insistimos en una condición de acuerdo que impide que su antiguo empleador haga comentarios despectivos sobre usted. También nos aseguramos de que su antiguo empleador tenga prohibido darle una mala referencia laboral. Como resultado, cualquier referencia dada por ese empleador simplemente confirmará información general sobre su empleo, como sus fechas de empleo, puesto y salario.

Los términos de los acuerdos de conciliación son vinculantes para ambas partes. Si el empleador viola el acuerdo al darle una referencia negativa o al hacer comentarios despectivos, el exempleado puede demandar por incumplimiento del acuerdo. Dado que es probable que otro término del acuerdo requiera que el empleador pague los costos legales del exempleado para reivindicar un incumplimiento, los empleadores rara vez invitan a un litigio dando una referencia negativa.

Por supuesto, no se pueden ofrecer garantías sobre el comportamiento de su antiguo empleador en respuesta a su demanda, ya que hay algunos empleadores sin escrúpulos que están dispuestos a ignorar los principios legales y éticos. En la gran mayoría de los casos, sin embargo, esos temores son infundados. Recuerde siempre que sus derechos no tienen valor si no los usa. Los empleados que viven con miedo a las represalias se están convirtiendo en víctimas una y otra vez.

Si está considerando tomar acciones legales contra un empleador, no dude en comunicarse con Saenz & Anderson para una evaluación gratuita de su caso. Nuestro equipo dedicado se enfoca en asuntos relacionados con el empleo. Ayudamos a los empleados que son víctimas de robo de salarios, incumplimiento de pago de horas extras y salario mínimo, discriminación laboral, acoso laboral, despido injustificado y otros problemas legales relacionados con el trabajo.

Share this post to social media...